Followers

Saturday, November 16, 2013

Una Iglesia Viva,
11/16/2013                                       Por: Juan P. Campos
www.ministerioporelamoradios.ash.com




¿Cómo debería de ser la Iglesia de Cristo?
La palabra nos ensena y nos da un ejemplo de cómo era la primera Iglesia.
Y también nos ensena como la iglesia de Cristo fue decayendo poco a poco.
Hoy en nuestros tiempos la Iglesia sigue viva pero en qué sentido.
Veamos cómo estamos hoy comparado con la primera Iglesia.
  La primera Iglesia, nos habla ahí en el libro de hechos, de cómo los primeros discípulos y los cristianos se ayudaban mutuamente y se amaban.
¿Pero porque era esto?
Si leemos allí en el libro de San Lucas en el capitulo

8 versículo 4-15 Leamos

Lucas 8:4-15

Reina-Valera 1960 (RVR1960)
Parábola del sembrador
(Mt. 13.1-15,18-23; Mr. 4.1-20)
Juntándose una gran multitud, y los que de cada ciudad venían a él, les dijo por parábola:
El sembrador salió a sembrar su semilla; y mientras sembraba, una parte cayó junto al camino, y fue hollada, y las aves del cielo la comieron.
Otra parte cayó sobre la piedra; y nacida, se secó, porque no tenía humedad.
Otra parte cayó entre espinos, y los espinos que nacieron juntamente con ella, la ahogaron.
Y otra parte cayó en buena tierra, y nació y llevó fruto a ciento por uno. Hablando estas cosas, decía a gran voz: El que tiene oídos para oír, oiga.
Y sus discípulos le preguntaron, diciendo: ¿Qué significa esta parábola?
10 Y él dijo: A vosotros os es dado conocer los misterios del reino de Dios; pero a los otros por parábolas, para que viendo no vean, y oyendo no entiendan.
11 Esta es, pues, la parábola: La semilla es la palabra de Dios.
12 Y los de junto al camino son los que oyen, y luego viene el diablo y quita de su corazón la palabra, para que no crean y se salven.
13 Los de sobre la piedra son los que habiendo oído, reciben la palabra con gozo; pero éstos no tienen raíces; creen por algún tiempo, y en el tiempo de la prueba se apartan.
14 La que cayó entre espinos, éstos son los que oyen, pero yéndose, son ahogados por los afanes y las riquezas y los placeres de la vida, y no llevan fruto.
15 Más la que cayó en buena tierra, éstos son los que con corazón bueno y recto retienen la palabra oída, y dan fruto con perseverancia.

En el capítulo 11 dice que la semilla es la palabra de Dios
La palabra es la que se siembra en nosotros y tiene que dar fruto esa palabra de Dios en nosotros.
Voy a preguntar 2 preguntas
¿Cómo recibimos la palabra?
Y la segunda ¿Qué hacemos con esa palabra?
Veamos lo que dice Cristo los que la oyen y luego viene el diablo y quita de su corazón la palabra.
En el capítulo 12
12 Y los de junto al camino son los que oyen, y luego viene el diablo y quita de su corazón la palabra, para que no crean y se salven.
Esta es una realidad bien dicho por nuestro salvador, hoy en día la iglesia esta compuesta de personas que no creen en la palabra; la oyen pero no está en su corazón, porque el diablo viene y quita la palabra de entre nosotros.
¿Cómo es que la quita?
¿Cómo es esto?
¿Cómo es posible que el enemigo de Dios pueda quitar algo de nosotros?
Pues si la quita, y les voy a decir cómo es que nos quita la palabra de nuestros corazones.
En el capítulo 14 nos dice cómo es que la quita’
 14 La que cayó entre espinos, éstos son los que oyen, pero yéndose, son ahogados por los afanes;
I. Primero:
 Los problemas de este mundo corrupto los afana,
Cualquier situación le es un molesto, no pueden ver más allá de que son problemas temporales, Dice Cristo se ahogan, Es decir en nuestros tiempos
“Se ahogan en un vaso de agua.”
  No importa tu situación ni el tamaño de tu problema Cristo es más grande, siempre.
Por eso el diablo viene y quita la palabra poco a poco porque no estamos confiando en Dios.
Y por si fuera poco sigue diciendo el versículo 14
; Y las riquezas y los placeres de la vida, y no llevan fruto.
Aparte de que tenemos estos problemas en nuestras vidas de cómo vamos a vivir como vamos a sostener nuestros hogares, estamos pensando en cómo ganar más dinero, queremos más riquezas.
Si tenemos, queremos más, el enemigo viene y nos pone algo más atractivo en frente de nosotros, y lo queremos porque son los placeres de la vida.
Porque queremos complacernos a nosotros mismo y no a Dios.
No podemos llevar fruto, si no queremos hacer las cosas que Dios pide.
Para que seamos una iglesia viva tenemos que llevar fruto.
¿Y cuál es este fruto?
La palabra misma da testimonio de sí  misma
En el versículo 15 Dice:
15 Más la que cayó en buena tierra, éstos son los que con corazón bueno y recto retienen la palabra oída, y dan fruto con perseverancia.
¿Cómo es esto?
“Con el corazón bueno”
Todo comienza con nuestro corazón
Así es nuestro corazón tiene que ser bueno y recto
Para ¿qué? Para poder retener la palabra y así dar
Fruto.
Pero ay una palabra importante perseverancia
Si vamos al Diccionario Expositivo y buscamos la palabra
“Perseverancia”
en griego es (jupomone) que es: permanecer que es: (epimeno)en griego.
Persistente: el griego (prosmeno)
La palabra se amplía se extiende.
Pero el permanecer es la que queremos entender
Permanecer en la palabra de Dios es lo más importante para poder dar fruto a su debido tiempo.
Si no estamos dando frutos de que la palabra vive en nosotros
Algo está mal y tenemos que hacer cambios en nuestras vidas.
Porque estamos permitiendo que el diablo venga y nos quite la palabra y nos roba de las bendiciones que Dios tiene preparados para nosotros su Iglesia.
Una Iglesia viva es la que escucha la palabra con un corazón bueno y recto y la guarda para poder dar fruto de ella.
Y se mantiene firme en su fe.
Y no importa lo que el mundo diga y haga. Porque nosotros no somos de este mundo.
Ya somos parte de Cristo, y ve por sus ovejas, porque él es el buen Pastor.
La palabra misma nos ensena como es que demos de vivir.
¿Cómo está viviendo usted?
¿Tiene la palabra en su corazón?
Y si es así entonces viva en ella y permanezca para poder dar fruto siempre.    Porque
Donde abunda el Amor abunda la paz y la unidad y Cristo puede hacer grandes cosas en su iglesia.
Mantenga la Iglesia viva en usted.

Dios le bendiga, Amen.

No comments: